Recursos Gratuitos para el Discipulado: Seguimiento y Capacitación

la ceguera espiritual - Samuel Clark

Queridos amigos del Camino:

Un día Jesús pasaba por Jericó, camino a Jerusalen para los eventos de la Semana Mayor. Un ciego oyó el clamor de la multitud y preguntó de qué venía aquello. Al oír que Jesús el nazareno estaba pasando, el ciego comenzó a gritar: “Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí.” Trataron de callarlo pero sólo gritaba más fuerte. Jesús se detuvo y mandó que se lo trajesen. Le preguntó: “¿Qué quieres que te haga? ”

Parece raro, ¿verdad? Un ciego gritando y pidiendo misericordia. ¿Qué otra cosa pudiera querer? Pero Jesús quería que lo expresara. El ciego dijo: “Señor, que reciba la vista.” Jesús le dijo: “Recíbela. Tu fe te ha salvado” (o sanado, la misma palabra en el griego) Lucas 18:35-43. Cristo siempre querrá abrir los ojos de un ciego que quiere ver.
No hay ciego más ciego que aquel que no quiere ver sus faltas. No hay sordo más sordo que aquel que no quiere oír lo que no le gusta. No hay incrédulo más incrédulo que aquel que rehusa creer lo que no está de acuerdo con sus propias opiniones.

¡Qué triste! Hay los que no aceptan la afirmación de la Bible acerca de la salvación: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en el cual podamos ser salvos” (Hechos 4:12). No quieren creer que Jesús expresó esto al decir: “Yo soy el camino, la verdad y la vida: nadie viene al Padre sino [si no es] por mí” (Juan 14:6). No lo ven. No lo oyen. No lo creen porque prefieren creer que Dios es tan misericordioso que salvará a cualquier persona buena. El problema es que “nadie es bueno, sino sólo uno, Dios” (Lucas 18:19).

Tales personas son como los fariseos, “ciegos guías de ciegos” y van a caer en el hoyo de la verdad. Amigos, la Verdad no cambia para nada ni nadie. La Verdad siempre saldrá al fin y ellos tendrán que confesar “Yo quise que no fuera la verdad.”

Así es con todos los engaños. Satanás es mentiroso, el padre de mentiras. Cuando alguien dice una mentira está hablando por Satanás. ¿De dónde venía toda esa “información” distorsionada que la gente cree? Sólo hay una fuente de la mentira (Juan 8:48). Mejor reconocerlo y buscar bien los hechos antes de aceptar “las opiniones de otros” como si fueran “informaciones”.

No hay nada que ciega más rápido que los prejuicios. Todos los tenemos. Toditos creemos muchas cosas que perjudican nuestra visión de la Verdad. Necesitamos clamar a Dios, quien es la Luz y la Verdad, para que nos enseñe Su verdad y nos libre de nuestros prejuicios cegadores.

Satanás fomenta mentiras en todos los ámbitos de la vida: mentiras filosóficas, psicológicas, económicas, religiosas y aún acerca de Cristo mismo. Y la gente las cree porque quiere creerlas. Son más lógicas, más aceptables, más creíbles que la Verdad. Si no es así, ¿por qué tanta gente se convierte del cristianismo clásico e histórico a las nuevas sectas del Mormonismo y Testigos de Jehová? ¿Cómo pueden tragar enseñanzas tan anti-cristianas? Un ejemplo: los mormones, entre otras mentiras de su “historia”, enseñan que Jesús y Satanás son hermanos gemelos. Uno salió bueno y el otro malo pero son igualmente hijos de Dios. Otro ejemplo: ¿Cómo pueden creer los Testigos de Jehová que sólo ellos son salvos cuando la secta empezó apenas el siglo pasado?

Si fuera nada más que otra secta o forma de adorar al único verdadero Salvador, no sería tan serio. Pero estos y otros enseñan y engañan con “otro Jesús…otro Espíritu…otro evangelio…” (II Cor. 11:1-4). Por esto son “falsos apóstoles, obreros fraudulentos que se disfrazan como apóstoles de Cristo” (II Cor.11:13-15). Los mormones tienen “12 apóstoles” en Salt Lake City, Utah. Sus misioneros jóvenes se llaman ancianos (elders). No hay nada nuevo bajo el sol. Todo esto había en el tiempo de Pablo, aún elementos de la Nueva Era. Y la gente sigue engañándose y dejándose engañar a pesar de tantas amonestaciones en la Biblia acerca de los engaños.

Son efectivos precisamente porque predican una salvación inventada por hombres y para hombres (esto es genérico, no sexual). El hombre QUIERE creer que puede salvarse cumpliendo ciertas obras: bautizándose, testificando, dando el diezmo, asistiendo a los cultos, etc. Si alguien proclama lo que siempre han querido creer, o sea, un mensaje de obras, lo aceptan. Las sectas aprovechan esta debilidad como los medios de comunicación. Hay muchísima gente que cree en “extraterrestres” por las películas de la Guerra de las Galaxias o X-Files. Hay gente que cree que Harry Potter es la verdad también.

Amigos, como cristianos comprados por la sangre de Cristo para ser Sus hermanitos y discípulos eternamente, no debemos creer cualquier cosa. “Probad los espíritus” porque no todo espíritu es de Dios. Hay muchos falsos profetas en el mundo (I Juan 4:1-3). Pregunta ante cualquier “información” que recibes por los medios de comunicación: ¿De qué espíritu (tendencia, ideología, filosofía) viene esto? Si viene de no cristianos (anticristianos), puede tener un poquito de verdad pero detrás de esas “verdades” están las mentiras. Examinemos todo y rechacemos lo que no conviene, reteniendo lo bueno y verdadero (I Tes. 5:21).

Les escribo estas líneas porque hoy las mentiras satánicas son muy fuertes. Estamos siendo bombardeados con informaciones falsas. Isaías dijo por Dios al pueblo de su día: “A la ley y el testimonio (las Escrituras), porque si no hablan conforme a esta palabra, es porque no hay para ellos amanecer” (Is. 8:20). Nosotros necesitamos checarlo todo por las palabras de Jesús y Sus Apóstoles. “Santifícalos en Tu Verdad; Tu Palabra es Verdad“ (Juan 17:15). La Biblia es el est ándar de toda la verdad. No nos apartemos de Su Camino.

Abrazos,
Samuel